Gastos de envío gratis a partir de 50€

La rinitis alérgica es un trastorno nasal que provoca una inflamación de las capas internas de la nariz, causando: obstrucción nasal, estornudos, goteo nasal, tos, sibilancias, otitis, dolor de cabeza, irritación u hormigueo en alguna parte de la piel y, a veces, conjuntivitis.

El número de casos es mayor entre los adolescentes y los adultos jóvenes, y bastante rara antes de los cinco años de edad. A partir de los treinta y cinco es muy poco frecuente, y pasados los sesenta tienden a mejorar los síntomas de manera espontánea.

La rinitis alérgica puede confundirse con un resfriado porque comparte con él alguno de sus síntomas. Pero, en el caso de la rinitis alérgica, sus síntomas no incluyen fiebre ni malestar general, y se producen en contacto con el alérgeno concreto que nos produce la alergia.

Un catarro, por su parte, conlleva congestión nasal sin picor y la secreción acuosa de los primeros días pasa a ser moco de los tres a diez días posteriores, acompañándose con fiebre, malestar general y dolor de garganta.

La rinitis alérgica y el asma, con frecuencia, se dan a la vez, no estando claro si resultan del mismo proceso alérgico o si el asma desencadena la rinitis.

¿Cómo ha evolucionado la rinitis alérgica?

Es una enfermedad muy común a nivel mundial, que ha experimentado un aumento de casos en los últimos años llegando a ser, hoy día, una de las principales causas de que vayamos al médico.

Su incidencia ya es superior en las ciudades que en el campo, hecho que se relaciona con la contaminación atmosférica y la responsabilidad de la misma en el aumento de la polinosis (enfermedad alérgica), las lesiones inflamatorias de los tejidos que recubren boca, nariz, garganta y tráquea, y el aumento del poder alérgico de algunas plantas.

Nos afecta en nuestras actividades sociales, laborales y escolares, y es causante, muchas veces, del absentismo laboral o escolar, de la disminución de nuestra productividad e incluso del aumento de las alteraciones de nuestros estados de ánimo, astenia o alteraciones en el aprendizaje.

Consejos para prevenir los síntomas de la rinitis alérgica

Aunque, si padecemos este tipo de alergia, es difícil prevenir los síntomas de la rinitis alérgica, sí existen estrategias que pueden ayudarnos, evitando o eliminando posibles factores que lo originen.

  • Evitar exponernos a aquello que nos provoca la rinitis alérgica.
  • Limpiar nuestra casa con frecuencia y quitar el polvo con aspiradora o trapos húmedos.
  • Prescindir de adornos, muebles, libros o juguetes que acumulen polvo.
  • Reducir al máximo el contacto con nuestras mascotas o de ellas a zonas sensibles de la casa, como las habitaciones.
  • Usar deshumidificadores en zonas húmedas o mal aireadas.
  • Lavar con frecuencia y en agua caliente, fundas de almohadas, sábanas y mantas.
  • Mantener una buena higiene de nuestras cavidades nasales. Sonarnos suavemente para no crearnos problemas auditivos y limpiarnos las fosas nasales con soluciones fisiológicas.
  • Usar filtros de partículas de alta eficiencia.
  • Sustituir las cortinas de tela por persianas o estores.
  • Usar almohadas de fibras sintéticas.
  • Usar fundas de colchón impermeables.
  • Exterminar las cucarachas, en caso de que las haya.
  • Intentar evitar aquellos desencadenantes relacionados, como: gases irritantes, humedades altas o aire contaminado, entre otros.

Una vez que la rinitis alérgica ha empezado a dar síntomas, lo más aconsejable es acudir a nuestro profesional sanitario de confianza para que nos indique el tratamiento a seguir, las dosis adecuadas y la frecuencia recomendada.

Todos los resultados de búsqueda
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
Wishlist 0
Continue Shopping